Para empezar: Me tienta llegar a escribir más de lo que pienso

 

“Hola Mundo” es el título que, por defecto, propone la utilidad de  publicación de blogs  de la uv para la primera de nuestras entradas: “Hola mundo” no me gusta   Amén de rimbombante, me resulta un título tan desbordado como la  entusiasta adhesión al blogismo que, en los últimos tiempos, se profesa por doquier, sin excluir la academia, al parecer.

¿Qué es eso que llaman blog, más allá de un tipo particular de publicación web que sólo debe su singularidad  a su pretendido fin? Hacer universal publicación de públicos diarios  íntimos.

Se pretende algo más, por lo visto, ya que hasta se ha creado una particular sintaxis del blog. Y al decir sintaxis: me refiero a la  particular formalización hipertextual,  que desde los inicios de los primeros blogs medianamente populares ha pretendido distanciarse de la habitual libertad “tropical” de las formas hipertextuales: Todo queda o debe quedar ordenado: las entradas, siempre bien fechadas, a un lado; las referencias, a otro; los enlaces, aquí; los videos, fotos  o gráficos, siempre centrales, sustantivos y, al  inicio, a ser posible, de la entrada ajustada.

El marchamo corporativo de la sociedad blogera a la que se pertenece deja poco a la originalidad compositiva del artista, a no ser el propio mensaje: sacralizado por ello a priori, quizá temiendo que  vaya a ser demasiado profano.

Junto con todo esto la opacidad de las utilidades de publicación permite muy pocas variaciones.

Sin embargo, es tentador: lo confieso. Y lo es incluso para los que ya, de tanto ir, casi volvemos en esto del autobús digital. La razón quizá deba buscarla en ese espacio de lo íntimo-público, (digital contradicción) que es  el feliz ramoneo de ideas que, (por desgracia, cada vez menos) comporta la labor universitaria.

Lo cierto es que  con las reformas y contrarreformas, con los pasos y repasos de años y cursos y alumnos (con los gozos y las sombras), los usos y costumbres van haciendo,  poco a poco, que cada vez escribamos menos; incluso menos de lo que pensamos y, por ello, que cada vez incluso pensemos menos; hasta menos de lo que pensamos.

Por ello, (eso quiero creer), y también por curiosidad (científica matrona) manifiesta, que me da por probar y ver cómo calentar neuronas escribiendo bitácoras que presumo nadie leerá. ¡Ea!: Hola Mundo

Tags: ,



4 Responses to “Para empezar: Me tienta llegar a escribir más de lo que pienso”

  1.   Alicia Says:

    Yo pienso leerte, y ši toca hasta opinar. De momento te felicito: eres un valiente digital

  2.   Angel Quel Says:

    Adelante Nacho, yo te leeré en la sombra. Siempre se aprende algo de tu pragmático existencialismo literario.

  3.   JuaniN Says:

    ¿ Y aqui como se hace uno seguidor?… No lo veo

  4.   mlejarza Says:

    La verdad es que no lo sé. Pero tiene que haber un modo.

Deja un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 3 11 ?